La muerte súbita es un cese repentino, inesperado y espontáneo de la respiración y circulación sanguínea. Pero a pesar de estas cualidades, también es potencialmente reversible.

En estos casos, es necesario actuar de manera rápida así se puede aumentar las posibilidades de sobrevivir y disminuir las secuelas que pueden ser producidas por la falta de irrigación sanguínea del cerebro.

Debemos tomar conciencia de que además de actuar rápido, tenemos que actuar nosotros. La mayoría de estos hechos suceden en ámbitos familiares en el cual toda la ayuda disponible radica en nuestros círculos personales.

Desde el área de capacitación de Grupo Emerger, y bajo nuestra política de responsabilidad social empresarial, dictamos cursos con los conocimientos necesarios para que cualquier persona pueda actuar antes del arribo del servicio de emergencias, y así aumentar considerablemente las expectativas de vida.

Aunque las capacitaciones son a modo personal, hay que tener en cuenta que contar con el dominio de estas técnicas es un aporte vital y necesario no sólo para nuestra comunidad, si no para nuestros familiares mas directos, ya que nos convierten a cada uno, en la principal esperanza frente a estas enfermedades.